Felicidad

¿Qué entendemos por calidad de vida?

La calidad de vida es un concepto social muy extenso. El cual hace referencia a varios factores que nos ayudan a desarrollar nuestra vida cotidiana de manera plena y sana.

Entre estas referencias a la calidad de vida existen varias propuestas. Algunas referidas a los ingresos económicos o las condiciones materiales. Otras relacionadas con la satisfacción en el empleo o el bienestar familiar. Y otras referidas principalmente al aspecto físico y la salud mental.

A lo largo de este artículo nos gustaría enfocarnos en la calidad de vida como un concepto de salud física y mental. Ya que de nada sirve las comodidades materiales si no comenzamos por respetar primero nuestra integridad física.

Dormir

Calidad de vida como bienestar en la salud

Un cuerpo sano y una mente sana son requisitos fundamentales para poder tener un correcto desarrollo en nuestro día a día.

En la actualidad, son cada vez más personas las que sufren enfermedades crónicas producto de una mala alimentación, ritmos de vida extenuantes y una actividad diaria sedentaria. Para luchar contra estos males que atentan contra nuestra calidad de vida será necesario tomar decisiones drásticas que nos ayuden a fortalecer una rutina sana.

Veamos algunas recomendaciones para mejorar nuestra calidad de vida:

  1. Descansar al menos 8 horas diarias

El día tiene 24 horas. Lo ideal sería que pudiéramos trabajar 8 horas, descansar otras 8 y las últimas 8 dedicarlas a las actividades diarias como asearnos, comer, transportarnos a nuestros lugares de trabajo, compartir con las personas y dedicar algo de tiempo al ocio y la recreación.

De todas estas, quizás las 8 horas dedicadas al descanso sea de las más importantes. Ten en cuenta que reducir nuestras horas de sueño de manera radical, son factores asociados posteriormente con las enfermedades cardiacas o el Alzheimer.

  1. Tomar suficiente agua durante el día

Los profesionales de la medicina recomiendan tomar al menos 8 vasos grandes de agua al día. Mantenernos hidratos resultado vital para evitar la fatiga, reducir los problemas asociados a la tensión alta y evitar cualquier inconveniente referente con los riñones.

Además, consumir agua regularmente durante el día nos ayudará a mantener la piel tersa e hidratada.

  1. Evitar llevar una vida sedentaria

De la cama en el hogar a la silla de la oficina. Todos los días. Durante toda vida. Una rutina como esa solamente te podrá llevar a sufrir enfermedades como sobrepeso, depresión, ansiedad, cuando no, la muerte.

Todos tenemos vidas ocupadas, pero siempre existe la posibilidad de sacar algo de tiempo para hacer un poco de ejercicio. Anímate a llegar caminando a la oficina. ¿O por qué no? Comprarte una bicicleta y hacer un poco de ejercicio. Averigua cuánto cuesta el gimnasio de tu localidad. O mejor aún, dedica el fin de semana a realizar alguna actividad al aire libre.

Las actividades al aire libre tienen grandes ventajas para nuestro organismo. En primer lugar realizamos el ejercicio necesario para mantenernos en forma sin necesidad de que sea extenuante. En segundo lugar, podemos respirar aire fresco lo cual siempre es grato cuando vivimos en grandes ciudades que tienden a estar muy contaminadas. Y en tercer lugar, porque sirven para relajarnos, salir de la rutina diaria en fundamental para aliviar el estrés que puede ocasionarnos el día a día.

La combinación ideal para mejorar nuestra calidad de vida

Para mejorar nuestra calidad de vida en términos físicos, tenemos que tener una alimentación adecuada, descansar al menos 8 horas diarias, mantenernos hidratados de manera correcta, realizar actividades físicas o ejercicios de manera periódica y atrevernos a realizar actividades al aire libre que rompan con nuestra rutina y nos ayuden a liberarnos del estrés.

Sí logras cumplir todos estos objetivos tendrás la combinación ideal para mejorar tu calidad de vida.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *