ejercicio

La vida es mejor con salud

Tener un empleo exitoso, una buena casa, el carro de nuestros sueños, etc. Son cuestiones maravillosas. Pero si algo queda claro, además de los placeres terrenales, es que la vida es mejor con salud.

La calidad de vida entendida como un concepto, que además de la satisfacción de nuestras condiciones materiales, contempla una vida sana, es lo más grande que puede aspirar cualquier ser humano.

De nada vale tener el éxito en nuestras áreas laborales, sino tenemos un buen estado de salud para disfrutarlo. En cambio, con un buen estado de salud, no solamente vamos a poder disfrutar el éxito. Sino que también podremos seguir trabajando para lograr nuevas aspiraciones y metas.

dormir

La vida es mejor con salud: las actividades cotidianas

Para mejorar nuestra salud sustancialmente y de manera sostenida en el tiempo tenemos que comenzar por modificar nuestras rutinas diarias. Serán los pequeños cambios en nuestro día a día los que nos van a demostrar como la vida es mejor con salud.

Como estamos convencido de eso, hemos decidido crear una breve lista con recomendaciones para mejorar el desenvolvimiento de nuestras actividades cotidianas:

Ejercitar el cuerpo y la mente

El cuerpo humano es el templo personal de cada uno de nosotros. Es el cuerpo donde nos trasladamos. Y es gracias a él que podemos hacer todas nuestras funciones diarias. Es por ello que el cuerpo humano hay que respetarlo y atenderlo como es merecido.

Para lograr este objetivo, lo mejor es mantener un equilibrio ejemplar entre el ejercicio físico y las prácticas cognitivas.

Para lo primero, bastará con que agreguemos a nuestra rutina diaria un poco de actividad física. Caminar es una buena forma de hacer ejercicios cardiovasculares. Si somos más arriesgados nos podemos aventurar en ir en bicicleta a nuestro trabajo. En cambio, si nos gusta la tranquilidad, con hacer un ejercicio en casa bastará para romper la rutina.

Con el segundo aspecto, es decir, el ejercicio mental cognitivo. Tenemos que tomarnos al menos 10 minutos diarios a la meditación. La reflexión y el pensamiento positivo son buenas formas de encontrarnos a nosotros mismos y evitar la depresión. Además, siempre es buena leer un poco, coser, trabajar carpintería o realizar cualquier actividad que nos ayude a mantener el cerebro activo, creativo y trabajando.

El descanso y sus formas son importantes

Cuando hablamos de descansar nos referimos puntualmente a dormir entre 7 y 8 horas diarias. Menos de ese tiempo nos pone en riesgo de sufrir alguna enfermedad cardiaca o degenerativa como el Alzheimer.

Pero no basta con dormir. Sino que también importa la forma en la que lo hacemos. Dormir en un colchón terapéutico nos va a ayudar a evitar cualquier lesión muscular o de espalda en el futuro.

Una dieta sana y saludable

Comer bien no es comer menos. Comer bien es comer de manera sana y balanceada. Para lograr este equilibrio tenemos que realizar una dieta rica en nutrientes, sin que ello implique un abusar de su composición calórica.

Comer a tiempo y sin saltarnos ninguna comida, también nos podrá ayudar a establecer un metabolismo sano. Los snacks puede ser parte de nuestro día a día. Y si escogemos snacks sanos como frutas o vegetales, los mismos nos pueden acompañar hasta 6 veces al día en el intervalo de cada comida.

Recuerda que los desayunos tendrán que ser fuertes para las energías del día a día sin que por ello sean pesados. Un buen almuerzo es fuente de proteínas. Y una cena ligera nos va a ayudar a no subir a no abusar de la lentitud de nuestro metabolismo en las horas que estamos descansando.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *