Deporte en Pacientes Oncológicos

Hacer deporte, es sumamente beneficioso para la salud. Está más que demostrado que hacer deporte ayuda a mantenernos en forma y contribuye positivamente con nuestra salud. El deporte está íntimamente relacionado con la calidad de vida, el descanso, la liberación de estrés, el equilibrio mental, entre muchos otros. Diversos estudios demuestran que el el ejercicio, la actividad física y el deporte en pacientes oncológicos ayudan al nuestro y es beneficioso para la salud.

¿Se puede hacer deporte con cáncer?

El ejercicio debe integrarse como parte de la práctica estándar en la atención del cáncer y verse como una terapia complementaria que ayuda a contrarrestar los efectos adversos del cáncer y sus tratamientos.

Todos los miembros del equipo multidisciplinario del cáncer deben promover la actividad física y ayudar a sus pacientes a cumplir con las pautas de ejercicio. La mejor práctica para un paciente con cáncer debe incluir la derivación a un fisiólogo acreditado o fisioterapeuta en el cuidado del cáncer. Hoy en día existen múltiples opciones que puede realizar el paciente, de manera que logre recuperarse con éxito cuanto antes. 

De hecho, si los beneficios del ejercicio pudieran comprimirse en una píldora, los pacientes la exigirían y estaría recetada por todos los especialistas. Sería visto como un gran avance en el tratamiento del cáncer. Por eso no debes dudar que hacer ejercicios es una forma acertada de luchar, porque sus ventajas son incontables. Sin embargo, debes tener en cuenta que tienes que cuidar tu piel de forma más rigurosa. Lo más recomendable es que, si vas a realizar cualquier tipo de actividad al aire libre, tengas siempre a la mano un protector solar, como los que ofrece Viventie Oncología, que están especialmente diseñados para pacientes oncológicos y cuidan minuciosamente tu piel. 

Muchos médicos coinciden en lo necesario que es realizar deportes cuando se está en tratamiento contra el cáncer. De hecho, algunos afirman que incluso podría ser perjudicial no hacer ejercicio. Hay cientos de estudios que muestran los beneficios reales y tangibles del ejercicio para pacientes con una variedad de cánceres diferentes y en distintas etapas. 

El ejercicio, específicamente como terapia adicional para pacientes sometidos a tratamiento contra el cáncer ha sido bien estudiada y asociada a muchos beneficios. Está ligada a la mejora de calidad de vida, el estado físico, la energía y la fuerza; así como también está relacionada con una disminución en la ansiedad y la depresión. 

Poco a poco, la ciencia nos ayudará a descubrir cuánto ejercicio es óptimo para las personas con cánceres específicos. Por ahora, la recomendación es de aproximadamente 21 minutos al día, con un añadido de un par de sesiones semanales de desarrollo muscular. 

Si estás recibiendo tratamiento para el cáncer, las recomendaciones de ejercicio ciertamente pueden sonar abrumadoras, pero es importante recordar que la idea es individualizar el plan de actividades. Algunos expertos sugieren una pequeña clase de estiramiento y fortalecimiento durante la quimioterapia. No te dejes superar. Toma la decisión de hacer ejercicios todos los días como parte de tu tratamiento. Todo va a estar bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *